7 formas de vernos a nosotros mismos a través de los demás - Parte 1

Actualizado: mar 23

Por Qué Atraigo lo que [o a Quién] Atraigo. [Gracias Esenios por ser tan sabios y compartirlo].


Uno de los “temas” más grandes que me ha costado asimilar durante mi camino de crecimiento personal es que para saber cómo estoy, debo ver hacia los lados.


Y al mirar hacia los lados, me refiero al sentir y asimilar como están mis relaciones, todas. Al realizar este ejercicio puedo comprender cómo estoy adentro, en la relación con Migo-Misma. He identificado por ahora (porque pienso que crecemos en espiral) que el crecimiento personal viene de lograr la coherencia entre lo que pienso – siento - hago – digo, y esto trae Paz.


Para las personas voluntariosas y con tendencias a tener siempre la razón (o mandonas como yo), la primera cáscara de banano para diagnosticar su nivel de coherencia, es utilizar su propio pensamiento y narrativa, propenso a enredarse en temas de Ego (miedo). Así que comprenderán que cuando logré asimilar que nadie me hace nada, y que soy completamente responsable por la lectura que hago de lo que pasa a mi alrededor y mi narrativa, pues fue un gran bofetón de realidad.


Llegué por primera vez al tema siendo estudiante en un curso (yo era la sapa que le recordaba a los profes los quices y las tareas que dejaban – era una “overachiever” o alguien que da más de la cuenta o de lo esperado porque esperaba ser amada o vista de alguna forma) y casi todos mis compañeros me caían “mal” (entre comillas porque al final nada es bueno ni malo, solo pasa y yo lo interpreto).


Sentí-Pensando con Migo-Misma una tarde luego de la clase, que no era posible que las más de 10 personas que me parecían antipáticas estuvieran “mal”, entendí que la que estaba “mal” era yo. Y me pregunté que es lo que está “mal”?


No tenía idea de que esa tarde de reflexión me iba a llevar a descubrir el primer espejo, el espejo de la proyección. Sentada allí comencé a escribí en un archivo de Excel la lista de las personas que me caían “mal” en una columna, cuál era la característica que me molestaba en la segunda y en la tercera columna le puse el título YO. En esta última escribí los momentos en que me comportaba o ejecutaba la acción que me caía “mal” de la otra persona. Mi primer espanto fue que esa columna de Yo fue llenándose con mucha facilidad. Y en ese momento me sentí “chinga” (sin ropa) en público.


Al terminar de escribir realice para cada hilera un ejercicio de perdón donde respiraba e integraba y perdonaba mis acciones “malas” y comprendía que para cada acción tenía un contexto que me hacía creer que la acción era correcta. Es decir, si pegaba 4 gritos a X persona, reviviendo el momento descubría que lo hacía porque me sentía vulnerable, no escuchada o tenía miedo.


Luego descubrí que mi descubrimiento no era nuevo. Unas personas muy sabias, los esenios, ya habían dejado unas enseñanzas sobre este tema que llamaremos Los espejos. Son 7, algunos muy fáciles de detectar y otros no. Hay mucha bibliografía y videos en YouTube sobre el tema, sin embargo, les quiero compartir como los vivo en mi día a día, tal vez esta forma le pueda servir a alguien más.


A mi famosa de trabajo, la cual comparto en el ultimo post de este tema, le añadí la emoción oculta que hay que sanar y sus sinónimos para “limpiarla” con la técnica del Código de la Emoción de Bradley Nelson y otra columna para las creencias limitantes y la nueva creencia a incorporar en mi subconsciente (Yo uso Psych-k ®, pero hay varias otras técnicas).


En el siguiente post veremos cada maravilloso espejo, las preguntas de crecimiento personal y algunos ejemplos, no te los pierdas!

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo